ASHTANGA YOGA

 

Es un yoga dinámico y activo. Para el equilibrio entre cuerpo y mente. Ashtanga significa “óctuple camino” y se describe en el libro de Los Yoga Sutras de Patanjali. Patanjali define el objetivo del yoga como “el control de las actividades de la mente” y las ocho ramas del Ashtanga Yoga trabajan juntas para alcanzar esta meta. El objetivo es mantener la concentración interna por medio de la práctica diaria y regular.

En Asthanga Yoga se usan además de las posturas físicas (Asanas), unos ejercicios para no solo entrenar y controlar el cuerpo, sino también la mente: Vinyasas (sincronización de la respiración con el movimiento), Drishtis (puntos de “mirada”) y Bandhas (contracciones musculares para controlar la energía). También se practican ejercicios de respiración (Pranayamas) que pueden ayudar en los procesos de curación, aliviar los síntomas de una enfermedad o depresión, complementar un entrenamiento deportivo o sostener a mujeres embarazadas durante el parto.

En el Ashtanga Yoga se pone especial énfasis en el Vinyasa, ya que es un sistema que no solo desarrolla resistencia y flexibilidad, sino también actúa como estimulante y tonificante. Si una mente disciplinada y sensible vive en un cuerpo sano y flexible, consigue un mayor bienestar, libertad y equilibrio interior. La práctica del Ashtanga Yoga conduce a la alegría, la paz mental, la autotransformación y la autorrealización.

Este es uno de los estilos de yoga más populares a nivel mundial y en pleno auge en España hoy en día. Está especialmente estructurado para las personas amantes de los retos, y al trabajar de forma constante estos desafíos, el cuerpo segrega endorfínas, un neurotransmisor que te motiva y te mantiene activo en pro del cuidado integral del cuerpo. Para conseguir el hábito diario de la práctica, cada uno seguirá su propio ritmo conforme a sus condiciones, necesidades y siempre recomendable bajo supervisión de profesionales cualificados.